sábado, 22 de noviembre de 2008

LA RADIESTESIA CIENCIA Y ARTE.


La Radiestesia Ciencia y Arte así lo afirma el Dr cubano Laureano Orbera Hernández en entrevista exclusiva para nuestro sitio.
La práctica de la radiestesia es tan antigua que algunos consideran que nació con el hombre. El uso de ella era reservado por nuestros antepasados como secreto de astrólogos, sabios y otros que le daban poderes mágicos a las varillas y péndulos. Numerosos textos confirman los descubrimientos de manantiales ocultos. Cuando los hombres y el ganado morían de sed aumentaron el prestigio de los adivinadores ante aquellos que se beneficiaban de sus prodigios. Otros fueron denominados como brujos inspirados por el diablo.
Desde inicios del siglo XX, en Europa, India, África, China… fue trabajo de los zahoríes encontrar agua, y decidir dónde serían emplazados los poblados y edificios. También en lugares remotos e inhóspitos de Australia se utilizaron varillas para buscar agua en el subsuelo.
En un grabado del año 147 antes de Cristo se muestra a un emperador chino, de la dinastía Hia, con un instrumento en forma de ‘U’.
La primera aplicación del péndulo en medicina y su instauración como instrumento de diagnóstico tuvo lugar a finales del siglo XVIII en la universidad austríaca de Salzburgo. Con estos antecedentes entrevisté al Dr cubano en ciencias geológicas Laureano Orbera Hernández una autoridad sin dudas en el mundo de la radiestesia.

Periodista ¿Por donde anda la radiestesia hoy en Cuba?

Orbera-Hoy en Cuba la Radiestesia podemos decir esta en una etapa de gran auge. Hoy no solo se trabaja en la parte de ingeniera cuando empezamos sino también se trabaja la radiestesia en la medicina, en la medicina veterinaria, en la Psicología, también por el Ministerio del Interior en la medicina legal, criminalistica etc.
Según informes de las manifestaciones que nosotros tenemos del exterior la radiestesia en Cuba hoy es donde más, está desarrollada en el mundo, fundamentalmente desde el punto de vista oficial porque mientras en otros países se tiene todavía a la radiestesia como una seudo ciencia, como algo subjetivo etc, aquí la empleamos en cuestiones concretas de la economía nacional y fundamentalmente para elevar el nivel de vida de la población cubana.
Periodista- Hay todavía descreídos que no dan todo el apoyo necesario a la radiestesia…
Orbera- Descreídos van haber siempre, opuestos van haber siempre. Yo digo que si la revolución que ha hecho tantas cosas buenas hay contrarrevolucionarios, aunque la radiestesia haya hecho muchas cosas buenas existen personas en contra de la radiestesia también.
Periodista: ¿Cuál es el mayor valor de la radiestesia?
Orbera. El mayor valor para mí que tiene la radiestesia es contribuir a elevar la calidad de vida de las personas y a reducir los costos económicos para la ciencia y la ingeniería donde se apliquen.
Periodista. ¿No le parece que la salud pública cubana pudiera incorporar más la radiestesia a sus programas?
Orbera. Hay que hablar de tres Salud Publica, la del MININT, la del MINFAR y la civil. En la salud pública militar la radiestesia tiene un puesto fundamental igual que todo lo que tenga que ver con los diagnósticos naturalistas y bioenergéticos.

En la otra salud pública, en la civil se está abriendo paso la radiestesia. Hay que decir que la radiestesia en Cuba comenzó aplicarse a los finales de la segunda guerra mundial cuando se hicieron clínicas en nuestro país, vinieron radiestesista de Europa, pero eso no proliferó mucho. En estos momentos en la Salud Publica hay un boom en la radiestesia, en los terapistas florales, los homeópatas, los que trabajan con la medicina natural y tradicional y la medicina oriental fundamentalmente.

Periodista. Hoy miles de médicos cubanos andan por el mundo ofreciendo sus servicios, ¿no se imagina a estos médicos con un péndulo?
Orbera. Bueno hay un radiestesista muy famoso francés que estuvo en el Amazonas y llegó hacer un registro de treinta mil diagnósticos utilizando la radiestesia.
Ahora, un médico con un péndulo, con una varilla, con unos imanes y con una pirámide puede hacer maravilla en el mundo fundamentalmente en los lugares donde no hay nada. Por ejemplo en África. Si nosotros vamos a esperar que todos los que viven en ese continente tengan un somatón, un hospital clínico quirúrgico y todos los medicamentos, los problemas de esa parte del mundo no se resuelven ni en mil años. Sin embargo si nosotros utilizamos la medicina energética con métodos diagnósticos como la radiestesia, la kinesiología etc, eso sería un avance tremendo para estos pueblos que en estos momentos no tienen absolutamente nada.
Periodista. ¿Es ciencia o arte la radiestesia?
Orbera. La radiestesia es las dos cosas. Es ciencia porque se basa fundamentalmente en la utilización de las condiciones de la biofísica médica, en los campos bioenergéticos de los seres vivos. Es arte porque hay que entrenarse para trabajar con ella. Los antiguos utilizaban todas estas técnicas y para ellos eran científicas, lo que se ha ido perdiendo con el desarrollo tecnológico pero ¿por qué se ha perdido? Porque se han introducido nuevas tecnologías, nuevos materiales sobre todo en el primer mundo y en ese mismo primer mundo se están dando cuenta que se puede utilizar la radiestesia conjuntamente con los adelantos tecnológicos.
En estados Unidos hay buscadores de agua que utilizan la radiestesia en la prospección y después extraen el agua con perforación. Se puede utilizar la radiestesia para ser un diagnostico medico rápido y después comprobar con otras técnicas como es el ultrasonido, los rayos x, etc.

3 comentarios:

juan guillermo dijo...

Muy interesante e ilustrativo la entrevista sobre la radiestesia

celia dijo...

Muy lindo el aporte, me gustaría saber más, estoy dando mis primeros pasos en esto, es facinante

Domobiotik dijo...

Hola, Me gustaría contactar con el doctor Laureano Orbera Hernández a quien tuve el placer de conocer en un Congreso de GEA España, y que se llevó encantado mis libros sobre geobiología.
Puede escribirme al email
Un cordial saludo desde Barcelona
Carlos Requejo, director de Domobiotik