viernes, 3 de abril de 2009

Apuntes para un bosquejo histórico de La Radiestesia en Cuba.


MSc. Nyls Gustavo Ponce Seoane
Incubación.
Se puede decir que hasta la última década del siglo XX la Radiestesia en Cuba se practicó de forma empírica, espontánea, no organizada. Son variadas las anécdotas a lo largo y ancho del país sobre “alumbradores de agua”, campesinos que generalmente utilizaban y utilizan el alambre en forma de U, y de “buscadores de tesoros” utilizando tenedores.
Los representantes de la Iglesia aquí tampoco se quedaron atrás y es conocido el caso del cura párroco de Corralillo, el presbítero español Genesca Rovira que la practicó en la década del 50 hasta el año 65 en que regresó a España.
Al principio de la Revolución la dirección principal de los radiestesistas existentes se dirigió fundamentalmente a la prospección petrolera. Así, nos encontramos con el grupo de Calabazar, lidereado por el radiestesista de apellido Favier, que ubicó el pozo Calabazar 1, cerca de la hoy Escuela Vocacional “Lenin”, encontrando bitumen a 1400 m. de profundidad. Tenemos el caso del radiestesista Foyo, que de su pecunio y apoyándose en la Radiestesia, ubicó el pozo Foyo 1, en la zona de Martín Mesa. Aunque este pozo dio muy poco petróleo. Tenemos el caso del radiestesista Pairol, que ubicó tres pozos en la zona de Santa Cruz del Norte con resultados negativos. El decía que era capaz de hallar también minerales radiactivos. De todas maneras es interesante destacar el hecho que, a pesar de que los pozos ubicados en Martín Mesa y Santa Cruz del Norte arrojaron resultados negativos, posteriormente en estas zonas se han desarrollado campos petrolíferos.
Más tarde, en las décadas subsiguientes, se dio a la luz pública el caso del campesino Urquiza quién inventó un “aparato” para la búsqueda de agua, petróleo y minerales. De él hasta se hizo un documental cinematográfico del Instituto Cubano de Artes e Industrias Cinematográficas (ICAIC)

Gestación.

Desde el punto de vista científico técnico, y como paso previo a su desarrollo organizado en Cuba, fueron los geólogos y geofísicos checos y soviéticos los que comienzan a introducir la práctica de la radiestesia en Cuba, enseñando a los primeros profesionales cubanos que posteriormente han impulsado la actividad por todo el país.
Fueron los geólogos y tecnólogos checos los primeros que comenzaron a aplicarla. Así, el Dr. Karel Smith, en la década del 70, la aplicó, junto con la geóloga cubana Cándida Artime, la cual mostró alta sensibilidad hacia el método, realizaron la cartografía geologo-tectónico-estructural del yacimiento “Somorrostro”, de calizas para la construcción, en la provincia de La Habana cerca de San José de las Lajas.. Asimismo, el Dr. Liubomir Kriz, también fue uno de los primeros que a principios de los años 70 aplicó la Radiestesia a la geología, ubicando un pozo de prospección de calizas para cemento en las Lomas de Cantabria, cerca de Cienfuegos, que arrojó resultados positivos. Actualmente en la zona y teniendo como materia prima estas calizas cretácicas, se erige la fábrica de cemento “Kart Marx”, de tecnología seca, alemana, para la producción de este importante rubro para la construcción. Tenemos los casos del Dr. Yuri Lobachevskiy, del Instituto de Física de la Tierra de Moscú, que la dio a conocer en el Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA) de la Academia de Ciencias de Cuba, y quién le trasmitiera a su vez sus conocimientos al ing. Pablo Sierra; y el caso de la Brigada soviética ucraniana que, cuando trabajaba para la Empresa de Proyectos del MinBas en la construcción de las Centrales Electronucleares de Juraguá y Gibara, aplicó la técnica de la radiestesia, asimilando la misma el Dr. Laureano Orbera.. Por último, tenemos el caso del Dr. Leodegario Lufriú Díaz, que la conoció durante su estancia en Leningrado. Loa soviéticos también la emplearon ubicando algunos pozos durante la prospección de bauxitas en Manga Larga, provincia de Camagüey.

Parto y Nacimiento.

Sin embargo, no es sino hasta la última década del Siglo XX en que la Radiestesia en Cuba toma un carácter científico, profesional, sistemático y organizado, al apoyar y aceptar la Sociedad Cubana de Geología (SCG), la creación de la División de Radiestesia en su seno a partir del año 1995, dándole un nuevo impulso a la temática y que posteriormente el nombre de División de Geobiología y Radiestesia. Últimamente, en correspondencia con el movimiento geológico mundial, se le ha cambiado el nombre y de ahora en lo adelante será el de Geología Médica,(Geomedícina) y Radiestesia. Es por eso que en lo adelante reflejaremos los dos temas en las investigaciones realizadas, el de la Radiestesia y el de la Geobiología, al que prefiero designarla como Geomedicina, para darle mayor significación e importancia práctica social al término.

Este renovador movimiento de la Radiestesia en Cuba, en sus inicios, comenzó a ser lidereado por el Ingeniero Geofísico Leodegario Lufriú Díaz quién, en 1998, defendió su Tesis de Doctorado “Fundamentos y Aplicaciones de los Sensores Biológicos en las investigaciones Geofísicas”, empleando fenómenos, conceptos, y procedimientos establecidos por otras ciencias y técnicas para ser utilizados por la Radiestesia. Lufriú contó para ello con el valioso apoyo de la Sociedad Cubana de Geología, y el de su esposa, la compañera Estela Hernández, quien fuera la primera Secretaria de la División de Radiestesia de la SCG, ayudando a dar el impulso inicial que necesitaba este movimiento.

Este movimiento, ya organizado, ha permitido el desarrollo y la celebración de encuentros y eventos cuyos temas fundamentales son los de la Radiestesia y la Geomedicina en talleres donde se presentan ponencias y conferencias. Los más importantes han sido los Talleres Internacionales que se han dado adjuntos a las Convenciones y Congresos de Geología del país y los Talleres de Habisal (Hábitat y Salud) promovidos por la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC) que también ha apoyado y apoya el desarrollo de la Geomedicina y la Radiestesia en el país, cooperando estrechamente en este sentido con la SCG. Se reconoce la Radiestesia también en el seno de algunas Sociedades Científicas Médicas Cubanas como la de Medicina Natural y Tradicional.

Con especial atención y énfasis se debe señalar y destacar el apoyo que, desde el primer momento, han recibido los radiestesistas cubanos de la Asociación Argentina de Radiestesia, representada en las figuras de Juan Carlos Russó y Guido Bassler (R.I.P.) y de la Asociación de Estudios Geobiológicos (GEA) de España representada en las figuras de Pedro Cores Uría, Fernando Sanz, Raúl de la Rosa, Toni Marín, Mariano Bueno y Elisabet Silvestre, entre otros.

Varios han sido los profesionales y técnicos cubanos que se han incorporado, desde sus inicios, a este movimiento organizado y que con sus trabajos, de carácter eminentemente científico-técnicos, han impulsado el desarrollo de la Radiestesia en Cuba en los diversos campos de la ciencia, la técnica y la economía. Por ejemplo, se debe destacar al Profesor de Física Lic. Martín Rodríguez, del Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona” que contribuyó mucho, con su instrumentación digital (micoamperímetros, multímetros), a la aplicación de estas técnicas a la Radiestesia y permitió que en su laboratorio – taller para prácticas de física de los alumnos, se hicieran algunos experimentos; así como ayudó a algunos radiestesistas que comenzaban, como el ing. Nyls Ponce, en el empleo de los instrumentos (alambre en U, varillas) de la radiestesia clásica.. Se debe señalar al ing. Pablo Sierra, del IGA, que es el constructor de la primera cámara Kirlian fabricada en Cuba, participante del 1er. Congreso de Parapsicología celebrado en Cuba en los años 90 y fundador de la Cátedra de Medicina Natural y Tradicional del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana ; al MSc Manuel López que con su Tesis de Maestría titulada “Biometría Azimutal”, plasmó las mediciones del campo bioenergético realizadas a pacientes, en el plano, logrando tipificar, en primera aproximación, las curvas de diferentes patologías.
La Lic Química Aleida Noa, líder del grupo de radiestesistas de Guanabo, cuyo interés la ha llevado muy rápidamente al dominio de la radiestesia digital, realizando investigaciones radiestésicas aplicadas a la Geomedícina y al Hábitat y Salud en edificios de su comunidad donde los habitantes presentaban problemascon enfermedades. Los operadores de multímetros digitales, los geofísicos Rubén Stout Smith y Fidel Prieto Castro, quienes han aportado su valiosa contribución práctica a investigaciones y proyectos, cuyos resultados han podido ser presentados en nuestros Eventos nacionales e internacionales de la materia. Los mineralogistas Nyls Ponce Seoane, Inés Milia Gonzalez y María Santa Cruz Pacheco que han aplicado la Radiestesia a las especies minerales y a las pirámides, obteniendo, como autoras y coautoras, resultados interesantes en los trabajos que han presentado, demostrando la validez metrológica del método y su correspondencia con las técnicas electrónicas digitales. El técnico Juan Arista poseedor de un amplio dominio de variados instrumentos de la Radiestesia Analógica y efectivo practicante de la Teleradiestesia. Los ingenieros geólogos Idalberto Alfonso y Antonio Arroyo que han aplicado la Radiestesia en la búsqueda de aguas y en la selección de áreas para construcciones.
El Lic. Borís Peña, geólogo, que ha investigado los aspectos de la legislación ambiental cubana en relación con la contaminación electromagnética. El ing. Geofísico Héctor Rodríguez, MSc., que se ha especializado en campos electromagnéticos artificiales y su influencia sobre la salud humana. El Ing Carlos Eduardo Hernández, Geólogo y Fisioterapeuta, autor de una interesante investigación geoecobiológica de la relación del cáncer con zonas geopatógenas (generalmente cársicas) en su ciudad natal de San Antonio de los Baños en la provincia de la Habana El, junto con su esposa María Antonia Padrón, han logrado impartir cursos de radiestesia en escuelas de nivel medio (secundaris básicas) de ese municipio habanero. El Ing. Geólogo Virgilio Mainegra, de Santa Clara, provincia Central de Cuba y la Dra. Joy Jiménez, de Ciudad de la Habana, que aplicando la radiestesia en salones hospitalarios de sus respectivas ciudades, detectaron zonas geopatógenas en lugares donde se ubicaban camas de pacientes que, con un sencillo cambio de lugar de las mismas, lograron mejorarías en la salud reduciendo el tiempo de recuperación - restablecimiento. El Dr. Ulises Sosa, prestigioso médico ortopédico, de la Ciudad de Camagüey, que con sus métodos de terapia naturista ha logrado grandes y sonados éxitos, reconocidos por la medicina oficial cubana, aplicando pirámides a las zonas afectadas y el método coreano de acupuntura denominado Su Jok, a sus pacientes. Lleva un inventario estadístico de cada paciente curado con sus métodos. El Dr. Laureano Orbera Hernández, especialista del grupo de Medicina Natural y Tradicional del Ministerio de Salud Pública, Lic. en Geografía y Geología, Dr. En Ciencias Geólogo – Mineralógicas, radiestesista, especialista en Feng Shuí, ha realizado trabajos de Radiestesia en los estudios geológicos y neotectónicos para emplazamientos industriales, en el estudio de redes técnicas hidráulicas para determinación de salideros y el levantamiento de las mismas y en todos los campos de la bioenergía, aplicando la radiestesia a los problemas de la salud humana en colaboración conjunta con profesionales de la Medicina. Es autor de folletos y libros sobre radiestesia médica y es un amplio y gran divulgador de estas ciencias y técnicas en programas radiales y televisivos.
Los ingenieros hidrogeólogos de la Isla de la Juventud, MSc. Estrella Santa Cruz Pérez y Eugenio Lores Laborde que han desarrollado un brillante trabajo de radiestesia relacionado con las aguas subterráneas en una región, por lo general de rocas impermeables (metamórficas). Lores, además, ha adaptado un ingenioso dispositivo de “canastitas” a las varillas, colgando de ellas y donde pone testigos de minerales cuando trabaja con las rocas, y Estrella se ha dedicado últimamente al estudio geoecobiológico de la ecoaldea de “Cocodrilo”, al sur de la citada Isla, en su convivencia amistosa con el medio ambiente. El ing. Hidrogeólogo José Reborido que ha realizado importantes estudios y trabajos teórico prácticos en el campo del electromagnetismo y la Geomedícina, y que pertenece a la Filial Santiago de la Sociedad Cubana de Geología.
Crecimiento y Desarrollo.
Independientemente de que en Cuba coexistan la Radiestesia Empírica y la Científica, el movimiento organizado surgido en la última década del pasado siglo, que incluye ahora a la Geomedicina, ha sentado las bases para el ulterior crecimiento y desarrollo de las mismas de una forma coherente y dirigida. (…) La Sociedad Cubana de Geología ya tiene organizado grupos de radiestesistas en 13 de sus 14 Filiales, incrementándose el número de radiestesistas. la actividad ha salido fortalecida.
No obstante el lineamiento trazado desde un principio de que sean profesionales los que se ocupen de estas ciencias (Geomedícina) y esta técnica (Radiestesia); y que esta última siga por el camino de la investigación y experimentación combinando la Radiestesia Analógica con la Radiestesia Digital, haciendo posible la vigencia científica de la repetitibilidad y de los experimentos “a doble ciego”, hace factible su continuidad en los próximos años por las futuras generaciones, despertando el interés de nuevos profesionales de la Ingeniería y la Medicina para llevarlas adelante.
03/04/09

3 comentarios:

Milagro dijo...

saludos al sr. ponce. desde venezuela, grato ver su comentario, siempre leo este blog.

lazaro dijo...

he podido leer estos apuntes sobre el bosquejos de la radiestesia en cuba ,y me satisface saber que ya haya una cronologia del sucesivo conocimiento y practica en nuestro pais soy testigo de pacientes que han resurgido en salud al introducir en su curacion la ubicacion geopatogena de su cama de dormir ,es evidente que con tan escaso recurso se pueda ser tanto por la salud de la gente solo que el desconocimiento nos hace ciego ,saludos a diegues que es coterraneo mi en sancti espiritus y no logre visitarlo en estas vacaciones ,saludos para benigno ese pte que se enfrento al cancer de pulmon con todas estas terapia ..lazaro jimenez actual colaborador en venezuela

arista, juanM dijo...

Un saludo a todos los interesado...
me complace ver una sisntesis de la historia de la radiestesia,
como arte-ciencia, ello está en su entrenamiento constante y ciencia es lo que es demostrable..asi que buen trabajo..
Lamento que no se hable del levantamiento radiestesico por varillas, (más de 10 cadaveres dispersos en la gruta), en las lomas de pedro Pi, asentamiento aborigen que fuera publicado por la periodista Marivel P. del icrt.cu..en su programa Dominical y en la revista de la mañana de entonces... y de la experiencia para los escepticos del diagnóstico médico efectuado a los presentes por varilla,a miembros de la Acadmia de Ciencias. de entonces..
Saludos