lunes, 13 de abril de 2009

HOMENAJE A UN CIENTÍFICO VALIENTE


Hasta mi correo llegó este artículo del Dr Albert Schatz descubridor en verdad de la Estreptomicina y varios inventos e investigaciones para bien de la Humanidad. El documento apareció en The American zahorí 43 (1) :37-38 .2003.
El editor eliminó las tres referencias y la sección final"Tanta ignorancia" en el artículo publicado. Ahora gracias al amigo Juan Carlos Russo Presidente de la Asociación Argentina de Radiestesia, miembro de la Delegación de GEA España en Argentina y Secretaría de Comunicaciones de la Union Cientifica Internacional de Radiestesia: UCIR lo publico en nuestro sitio.

Agradezco a TERRY ROSS
Por enseñarme la Radiestesia
Albert Schatz, Ph.D.
6907 Sherman Street. Filadelfia, PA 19119
1. Tengo 82 años de edad y estube haciendo investigación científica durante más de medio siglo. También he sido radiestesista durante unos 20 años. No veo ningún conflicto entre la ciencia y la radiestesia. He dado talleres sobre la radiestesia en Arkansas, Connecticut, Delaware, Florida, Massachusetts, Maryland, Minnesota, Pensilvania, Vermont y el Distrito de Columbia. En mis talleres, yo siempre les digo cómo aprendí Radiestesia.
Hace unos 20 años, mi amigo Pablo me invitó a ir a una conferencia sobre radiestesia dada por Terry Ross en una iglesia de Filadelfia. Terry estaba, en un tiempo, como Presidente de la American Society of Dowsers (Sociedad Americana de Radiestesia), y ayudó a establecer su taller de radiestesia.
Su conferencia fue patrocinada por la Delaware Society of Parapsychology (Sociedad de Parapsicología de Delaware). Yo no estaba en absoluto interesado en radiestesia. Pero me fui con Pablo, porque yo necesitaba un tiempo de recreo y descanso de un trabajo escrito que había estado haciendo.-
Cuando entro en la iglesia, había alrededor de 40 personas allí. Me sorprendió que tanta gente se interese en la radiestesia. No preste mucha atención a lo que dijo Terry y su demostración de cómo funcionaba una vara en Y. En cambio, estaba pensando en el escrito que tenía que hacer cuando regresara a mi casa .. Terry, después de terminar su presentación, dijo que había varias barras en Y, y serían bienvenidos quienes quisieran usarlas para ubicar venas de agua que, según dijo, se encontraban bajo la zona frontal de la iglesia donde no había bancas.

Pablo me preguntó, "¿Quieres probarlo?"

"No. Es absurdo. Vamonos, le dije. "

A continuación, me preguntó, "¿Es usted un científico?"

Le dije: "Sí, ¿por qué lo pregunta?"

Él respondió: "Sólo que se refirió a dar una conclusión sin hacer el experimento."

Dije, "Tocado", y recogí una vara Y, Terry vino inmediatamente, me mostró la forma en que las debía mantener. Reiteró la importancia de concentrarme en la intención de detectar agua subterránea, y el convencimiento de que yo podría detectar. Él también dijo, "Mucha gente no puede hacer ciertas cosas simplemente porque no creen que pueden.-"
Su actitud positiva y personal relacionados con la forma es que me convenció, tal vez yo podría detectar.
Entonces, cuando yo caminaba lentamente alrededor de 10 pies, con Terry caminando a un lado mío, me sorprendió cuando de repente siento la vara bajar, intenté en diferentes lugares, donde también se produjo. Yo sabía que no se desplazaban solas hacia abajo. Por el contrario, no pude evitar que fueran hacia abajo.-
Le dije a Terry sobre mi incredulidad anterior. El comentó: "Lo importante es que has intentado, y tengas una mente abierta." Terry también me habló de la American Society of Dowsers (Sociedad Americana de Radistesia), y me sugirió asistir a la ASD’s Annual Conference, y al taller de radiestesia dado en la misma, cosa que hice.-

Terry Ross vive en St. Davids, Pennsylvania, no lejos de Filadelfia, donde resido. Lo visité en ocasiones para debatir sobre la radiestesia.-
Estamos particularmente interesados en la necesidad de desarrollar una base científica para un paradigma de la radiestesia.

1.1
La ciencia necesita radiestesia

Yo entiendo por qué muchos científicos asumen que mi radiestesia es absurda, porque así es como me sentía antes de conocerla por Terry Ross. Yo nunca antes conocí a un zahorí, nunca había visto ninguna información acerca de la radiestesia en revistas científicas y libros. La Radiestesia no se menciona en conferencias científicas en la que asistí.
Terry Ross me presentó un mundo que yo no sabía que existía.-
Al hacerlo, enriqueció mi vida. Me di cuenta entonces de que, "La ciencia, al igual que las demás medidas sociales, culturales, históricas y actividades, está profundamente influenciada por los prejuicios de la época." (Chester Steorra); la ciencia convencional se limita principalmente al mundo de la naturaleza, la materia y la energía que se conocen a través de nuestros cinco sentidos y de instrumentos científicos. Este es el mundo que el físico David Bohm llama el fin de explicar la realidad. Sin embargo, la mayoría de los científicos han ignorado a Bohm por implicar el orden de la realidad, que es el mundo sutil de la naturaleza, la materia sutil, y la energía sutil.
La Radiestesia nos permite obtener información cualitativa y cuantitativa sobre el mundo, a la orden, el pedido, la pregunta implicará una fácil y rápida respuesta.-

1.2

"Tanta es la ignorancia"


Ahora, cuando oigo comentarios despectivos sobre radiestesia, recuerdo a Erwin F. Smith 's comentar en 1897, Smith, que no era ciertamente aficionado en la investigación de las enfermedades de las plantas, pero, por entonces, jefe de uno de los centros para la investigación de la patología de las plantas de los EE.UU. Departamento de Agricultura, era más que poco sorprendido de encontrar el conjunto de su obra que, en conjunto, no eran aparentemente nada según Alfred Fischer, eminente profesor de Bacteriología en Leipzig. En un importante libro de texto sobre el tema, que se lee en todo el mundo, Fischer desestimó las enfermedades bacterianas de las plantas en cerca de tres cuartas partes de una página, afirmando categóricamente que las bacterias no tenían forma de insinuarse a si mismas en los tejidos de plantas vivas y que, incluso cuando se pusieran en acción por sus grietas, eran detenidas por el crecimiento de las barreras de protección de su corteza. No había enfermedades bacterianas en las plantas en su descripciones. Fischer supone que los que habían publicado artículos sobre las enfermedades bacterianas de las plantas fueron manifiestamente incompetentes y engañaban por defectuosos experimentos sucios y técnicamente.-

"Erwin F. Smith fue un hombre amable, que inspira sentimientos de respeto y el afecto más cordial entre todos sus colegas, tenía una mirada muy franca y agradable en sus ojos, pero - esto fue más de lo que podía. Fischer había distinguido por decirle a América los estudiantes que todo lo que iba camino a Leipzig para oír sus conferencias, que nunca lee las publicaciones científicas de América, ni darles la cabida en su biblioteca, ya que rara vez en ellos valiese la pena su tiempo. Erwin F. Smith respondió cortésmente suficiente en las circunstancias del caso, señalando que Fischer nunca había examinado ninguna de las enfermedades bacterianas de las plantas por sí mismo, que no había tomado siquiera la molestia de leer la literatura sobre ellas, y que sus pronunciamientos ex cátedra sobre lo que las bacterias pueden o no pueden hacer de las plantas vivas se basan exclusivamente en suposiciones, y se equivocaron de principio a fin. "Nunca había sido tanta la ignorancia concentrada en tan pocas palabras".

1.3 Referencias

1. Ross, T. E., y Wright, R. D. El descubrimiento de la mente. Guía para la Radiestesia y auto-conocimiento. 1990.

2. Schatz, A. León Mi Respuesta a la alegación de Jaroff que la Radiestesia es una tontería. Que se publicó el 17 de diciembre de 2003 en el New Tork Times.-
3. Grande, E. C. El avance de los hongos. 1940
Reenvia la secretaria de comunicaciones de UCIR / SIUD
Prof.Juan Carlos Russo

NOTA: El De. Schatz fue el codescubridor (descubridor en realidad) de la Estreptomicina y varios inventos e investigaciones para bien de la Humanidad. Ver sus datos en los buscadores.
Articulo original que comprende algunos datos científicos no traducidos al castellano por no ser imprescindibles.-